¡Hola! Soy Noemi. Como Mediadora, especialista en Derecho de Familia y Educadora social, hace ya 16 años que acompaño a personas y familias, que afrontan el proceso de cambio que produce en su vida la separación de pareja. Es esencial cuidar de la gestión de las emociones a la vez que se toman decisiones legales y económicas, para que la adaptación a la nueva situación de todos los miembros de la familia se produzca con calma y seguridad.

Bajo mi punto de vista, cuando una pareja toma la decisión de separarse, suele provocar en su entorno el Efecto Mariposa:

Se dice, que el aleteo de una mariposa en Hong Kong puede causar un huracán en Nueva York. Eso se debe a que la más mínima alteración en un mismo proceso puede dar lugar a resultados muy distintos e incluso totalmente inesperados. La existencia de una acción o situación determinada puede provocar una serie de situaciones o acciones sucesivas que terminan provocando un efecto considerable que no parece corresponderse con la situación o elemento que lo empezó..

MADISON RICHARDS

El efecto mariposa también ayuda a explicar porqué existen reacciones tan dispares a una misma situación: las condiciones de las que cada uno de nosotros partimos son diferentes tanto a nivel biológico (herencia genética) como psicosocial (aprendizajes, experiencias, estilos de vida y de afrontamiento…).

Creo que esta maravillosa teoría es aplicable a lo que se siente en el momento que la pareja está tomando la decisión de separarse…¿qué pasará con mi vida? ¿con la casa? ¿cómo se lo tomarán los niños? ¿y el trabajo? ¿qué pensarán mis padres?…. Un sinfín de incertidumbres que nos cuesta gestionar… Sentimos que nuestra vida está patas arriba y que el efecto de nuestra separación se propagará sin límite… Por eso es tan importante vivir esa decisión con calma y seguridad.

Ahí radica el sentido del divorcio DIW: A partir de esa decisión, hay una toma de conciencia de cómo gestionar lo que sucede después, para que sea lo mejor para cada uno,  y sobretodo para los hijos comunes.

Porque este efecto mariposa propaga también la gran enseñanza y oportunidad vital que supone este proceso: la valentía de vivir el cambio como una oportunidad, la responsabilidad de afrontar cualquier decisión de la mejor manera, y el aprendizaje de cómo ayudar a nuestros seres queridos a adaptarse a la nueva situación.