Separación de pareja estando embarazada

Puede resultar impactante encontrar en la misma frase embarazo y separación, pero la realidad es que es una situación más común de lo que pensamos. Puede ser duro afrontar el cambio como supone la separación de pareja con el cambio profundo de estilo de vida que conlleva la llegada de un bebé: ¿qué pasa con la lactància materna y las visites del padre? ¿el padre debe o puede estar presente en el parto? ¿cómo organizar la economia familiar?


Separarse cuando estáis esperando un bebé es un estrés añadido, por eso necesitáis información veráz y de calidad para tomar las mejores decisiones. Cuando decidimos formar una familia con nuestra pareja, lo hacemos con la idea de que sea para siempre. Nuestra mente se resiste ante la idea de romper ese compromiso que sentimos que nos une a nuestra pareja y también a nuestros hijos.

Además todavía hoy existe cierto estigma en torno a la separación, aunque sea una parte natural de la evolución de cualquier relación entre dos personas que ya no creen en un futuro juntos. Uno de los aspectos más difíciles del divorcio es explicar la situación a los hijos. Sobretodo cuando no pueden aún explicarnos con claridad qué sienten. Después de todo, tenemos la idea de que la separación puede ser muy perjudicial para ellos, especialmente cuanto más pequeños son. Y por ello muchas personas deciden posponer la decisión a que crezcan. Sin embargo, lo que algunos no se dan cuenta es que una relación infeliz puede ser mucho más perjudicial.

La ley actual no establece nada claro ni concreto al respecto. Por eso, la jurisprudencia (las sentencias de los Tribunales de las diferentes Comunidades Autónomas) ha ido interpretando la ley, para dar respuesta a todas las necesidades. Aunque no existe un criterio unificado, sirven de orientación para organizarnos antes o después del nacimiento del bebé.

¿Es importante acordar una pensión de alimentos o incluso un régimen de visitas para nuestro bebé aunque no haya nacido todavía?

Si decides plantear estas cuestiones antes de su nacimiento debes saber que, el hecho de que prospere tu solicitud o no, dependerá de las circunstancias de tu caso concreto y de la interpretación del juez que tramite vuestro caso, ya que no todos los jueces tienen la misma opinión al respecto. Por ejemplo:

  • Algunos opinan que son efectos favorables la fijación de una pensión de alimentos y de un régimen de guarda y custodia para el bebé, y por eso podemos acordarlos antes del nacimiento, aunque suspendiendo tales medidas hasta su nacimiento.

Existe una Sentencia de mayo de 2011 en Guipúzcoa (Juzgado de Primera Instancia nº 3 de San Sebastián) aprobando un Convenio Regulador de Divorcio de un matrimonio que esperaba un hijo, en el que se fijaba una pensión de alimentos incluso un régimen de visitas a favor del padre, dejando en suspenso las medidas hasta el nacimiento.

  • En cambio otros jueces se plantean si resulta realmente beneficioso establecer medidas de este tipo sin conocer las necesidades específicas del bebé. Tanto la pensión como la guarda y custodia deben ser acorde a las necesidades reales y efectivas de su beneficiario, y que hasta su nacimiento es imposible conocerlas. Eso consideró por ejemplo, la Sala 2ª de la Audiencia Provincial de Toledo en la Sentencia de 31 de julio de 2003).

Si por el contrario decides plantear estas cuestiones después del nacimiento, pero ya os habéis divorciado legalmente, puedes recurrir a un procedimiento de modificación de medidas para establecer todo lo relativo a las necesidades de vuestro hijo. O bien esperar a formalizar la separación o el divorcio hasta después del nacimiento.

Aunque ten en cuenta que los meses después de la llegada del bebé dejan poco margen para realizar gestiones, lo que puede retrasar más de lo deseado el tema. Además, necesitaréis unas mínimas “reglas del juego” para que vuestro hijo mantenga relación y establezca vínculo con ambos en los primeros meses de vida.

Deberias también saber que se pueden hacer pactos evolutivos, tanto económicos como de organización familiar, en los que, por ejemplo, se pacte una custodia materna durante la lactancia para que vaya evolucionando poco a poco a una custodia compartida. Si te planteas esta idea, te recomiendo que consultes mi artículo sobre la adaptación de los hijos a la separación de pareja de los 0 a los 3 años.


Separación estando embarazada – ¿desastre o oportunidad?

Si el proceso de separación se vive con normalidad y equilibrio, será una oportunidad de fortalecer vínculos, de enseñares a adaptarse a los cambios, y de enseñarles la importancia de vivir las decisiones que tomamos con naturalidad y optimismo.

En esta etapa del desarrollo emocional se forman vínculos, principalmente a través del tacto. También es así como se construye la confianza. Así que lo mejor para vuestro bebé, es plantearos una organización durante estos primeros años de su vida en la que ambos podáis verle tan a menudo como os permita vuestro trabajo. Siempre teniendo en cuenta respetar su tiempo de descanso, rutinas y lactancia.

Te aconsejo que antes de tomar cualquier decisión sigas los consejos de un abogado/a experto/a, que pueda orientarte conociendo las características de tu caso concreto. Por experiencia sé que es una situación compleja que requiere de especial atención, ya que una situación de estrés durante el embarazo puede repercutir en la salud de madre y bebé. Por eso quiero ayudarte a sentir la seguridad y la tranquilidad que necesitas en todo momento. Pide una primera cita, sin ningún compromiso y charlemos de tus opciones.


Abrir chat
1
Hola
¿En que te puedo ayudar?