Separación amistosa sin abogados: ¿es posible?

Seguro que recuerdas lo que te enamoró de la persona que ha sido tu pareja unos cuantos años. Incluso, puedes volver a ese momento en el que tenías pleno convencimiento de que lo vuestro sería para toda la vida. Por eso, distéis el paso de casaros y hasta de tener hijos. Sin embargo, el tiempo ha hecho que todo cambie y que la relación esté a punto de terminar.

Es cierto que a ese momento no se llega porque las cosas vayan bien, sino todo lo contrario. ¿Quiere esto decir que hay que acabar mal? Ni mucho menos. De hecho, muchas personas se plantean si es posible una separación amistosa sin abogados y tú también deberías hacerlo. Por los buenos tiempos, hay que intentar terminar la historia de la mejor forma que sea posible: juntos, igual que la empezasteis. 

¿Es posible una separación amistosa sin abogados?

Que te plantees si es posible una separación amistosa sin abogados es una buena señal y si no lo haces, sería bueno que te replantees esta cuestión. Insisto en que ninguna relación termina porque las cosas van bien, pero es necesario finalizarla de la mejor forma posible. Sobre todo, si hay niños, ya que la relación como pareja sí se acaba, pero la de padres será para siempre. 

No siempre es fácil hacerlo así y puede que se necesite tiempo y ayuda para conseguirlo. Pero es posible y además es deseable. Todo será más fácil y rápido y lo que es más importante, provocará menos dolor, a vosotros y a vuestros hijos. 

Una separación amistosa es la mejor opción, y podrás hacer todo lo relativo a acordar las medidas de vuestra nueva realidad familiar acompañados por un/a mediador/a familiar, aunque debes saber que en un punto del proceso será necesaria la intervención de un/a abogado/a para los últimos trámites . Por Ley en España los procesos de separación y divorcio, con independencia de que sean de mutuo acuerdo o contenciosos, necesitan la intervención de un/a letrado/a

Eso sí, si se trata de una separación amistosa es posible compartir el mismo abogado, sin embargo, cuando se opta por un procedimiento contencioso, siempre es necesario que cada cónyuge tenga su propio letrado. 

Que una parte del trámite deba ser formalizado con intervención de un/a abogado/a o implica que no podáis optar por un proceso en el que las decisiones las toméis vosotros, a través del diálogo, y que después, ese profesional legal, lo tramite. Pero créeme, es un trámite en el que vosotros casi no tendréis que intervenir. Lo importante es cómo se llega a los acuerdos, eso es lo que marca la diferencia. 

Es cierto que una pareja puede decidir separarse y llegar a un acuerdo privado para repartirse los bienes y también para el cuidado de los hijos. Al ser privado nadie intervendrá. Claro que la pregunta es:  ¿es una buena idea? 

Puedo decirte de manera taxativa que no lo es. Sobre todo, si hay niños, pero también en cualquier otro caso, es necesario hacer las cosas bien. Lo mejor es separarse o divorciarse de forma legal y establecer un convenio que refleje vuestra voluntad. De lo contrario, más tarde o más temprano llegarán los problemas, los malentendidos y las ganas de cambiar las cosas. En ese momento puede que sea tarde y que la situación ya se haya complicado tanto que la separación amistosa no sea posible. 

Por todo lo comentado, es muy importante que una vez que se toma la decisión de dar por concluida la relación las cosas se hagan bien. Se establezca una separación o un divorcio legal, que se llegue a un acuerdo favorable para todas las partes, que cuide del bienestar de los menores y que esté elevado a público por un juez. 

Ni una separación ni un divorcio amistoso ni mucho menos contencioso se puede otorgar sin letrado, cuando hay hijos menores. Además, tampoco debe intentarse, ya que se estaría renunciando a todas las garantías necesarias para que los derechos de todos los que forman la unidad familiar sean tenidos en cuenta y también para que los dos cónyuges cumplan con sus obligaciones. 

¿Es lo mismo una separación con hijos que sin hijos?

Otra cuestión que debes tener clara es que no es igual una separación o un divorcio si la pareja tiene hijos que si no los tiene. En el caso de que no hayan tenido descendencia o que los hijos ya no sean menores de edad, el divorcio se puede tramitar de forma sencilla y rápida ante notario, además, el coste económico también será más bajo.
Eso sí, cuando hay hijos menores de edad dentro del matrimonio, es necesario acudir ante un juez para establecer la separación o el divorcio. Además, se tiene que firmar un convenio regulador en el que se establecerá que sucederá con la custodia de los niños, la pensión de alimentos y otras cuestiones que afecten al futuro de los pequeños.

¿Cómo es la separación amistosa con un abogado?

Debes tener en cuenta que la separación es un trámite que deja la vigencia del matrimonio suspendida, pero que no disuelve la unión. En el caso del divorcio, el matrimonio se disuelve de manera definitiva.
Queremos insistir una vez más en que la mejor solución es una separación o divorcio celebrado de forma amistosa. Ten en cuenta que un divorcio contencioso significa que tanto los padres como los hijos quizás deban pasar por estudios psicosociales y por declaraciones ante el juez. Sin olvidar que el ambiente será de gran tensión y que ver a sus padres enfrentados es bastante desagradable para los pequeños.

Por eso, siempre es mejor llegar a un acuerdo y optar por un proceso amistoso, en el que no se busque que una parte gane a la otra, sino que todas salgan lo mejor posible de la situación. Bastante difícil es terminar con una relación, como para encima acabar también con la familia. Cuando hay hijos, el vínculo no se puede romper, sino que ambos cónyuges seguirán actuando como padres durante el resto de su vida. Una separación amistosa sin abogados dará una segunda oportunidad a vuestra relación como padres.


7 Consejos que te ayudarán a alcanzar un acuerdo

1. Habla con tu pareja

Como es lógico, lo primero para intentar que el proceso se lleve por la vía amistosa es hablar con tu pareja. Aunque no estéis pasando por vuestro mejor momento, podéis afrontar el proceso unidos y de la mejor manera que sea posible. Si es difícil hablar entre vosotros acude a mediación familiar para que una persona profesional os ayude a poder hablar de las cosas realmente importantes y a establecer las condiciones que ambos deseáis. 

2. No busques culpables, sino soluciones

Todas las energías que gastes en buscar culpables, no las estarás invirtiendo en encontrar las soluciones. Es necesario dejar atrás los fallos y emprender un camino por separado como pareja, pero unidos como padres. 

3. Prioriza el bienestar de los niños

Es vital priorizar que los niños estén bien. Lo primero es hablar con franqueza de la situación entre vosotros, y asesoraros sobre cuál es la mejor manera de afrontar una conversación con ellos. 

Puedes leer consejos al respecto aquí

Los pequeños notan enseguida cuando algo no va bien y es peor la incertidumbre, que saber por sus padres lo que va a pasar. Pero todo a su debido tiempo. Por supuesto, una de las bases para conseguir que vuestros hijos estén bien es una buena relación entre vosotros, y que no habléis mal el uno del otro.

4. Plantea una custodia a vuestra medida

En muchos casos, lo mejor para todos es la custodia compartida, es decir, que los hijos pasen el mismo tiempo con ambos progenitores. Sin embargo, se puede llegar a otro tipo de acuerdo si se considera que resulta más beneficioso para todos. Depende de muchos factores. Hay tantas fórmulas de organizar una custodia como familias distintas, así que asesórate y propón una custodia a vuestra medida. 

5. Organiza los asuntos económicos

Es bueno que en la medida de lo posible organicéis los asuntos económicos desde el principio. Puedes llegar a acuerdos que velen por la sostenibilidad de todos.

6. Qué hacer con la vivienda

Uno de los temas más delicados es qué va a suceder con la vivienda familiar. Son varias las soluciones que se pueden encontrar y lo mejor es llegar siempre a un acuerdo. Conoce las implicaciones fiscales, y todos los detalles para tomar la mejor decisión. 

7. Busca ayuda profesional

Es clave que a lo largo de la separación o el divorcio contéis con una persona profesional especializada en este tipo de procesos. Como ahora ya sabes, si es de mutuo acuerdo, podéis compartir la representación legal para el trámite judicial, aunque puede que para alcanzar los acuerdos decidas algo distinto. Será un trámite más sencillo a todos los niveles. 

En el último apartado de estas líneas te muestro una ayuda que es vital en estos casos: contar con un/a mediador/a familiar.

¿Cómo puede ayudar la mediación familiar?


La figura del/la mediador/a familiar se encarga de mejorar la comunicación entre la pareja con el fin de llegar a un acuerdo y evitar los conflictos a lo largo del proceso de separación. Se ocupa de proponer diferentes soluciones para la situación y ofrece la posibilidad de negociar hasta alcanzar un acuerdo, que permite llegar a una separación o a una separación amistosa.

Hay que tener en cuenta que la mediación parte de estas premisas:

  • Su ayuda se recibe si lo desean ambos miembros de la pareja, es algo voluntario y en ningún caso resulta obligatorio.
  • Todo el trabajo de mediación es confidencial y el/ la mediador/a está asistido/a por el secreto profesional.
  • La persona mediadora no debe tener ningún tipo de interés en el proceso. Debe ser neutral.
  • El objetivo del mediador/a es conseguir el mejor acuerdo posible para todas las partes, sin favorecer a ninguna de ellas. Debe ser imparcial
  • Ambas partes de la pareja tienen las mismas opciones para expresarse y para ser escuchadas.
  • La mediación es flexible y se adapta a cada caso y también a todas las cuestiones que pueden surgir a lo largo del proceso.
  • El mediador aporta su experiencia y sus conocimientos para conseguir el mejor acuerdo posible.

Puedes conocer más sobre la mediación familiar, y por qué es tendencia, en este artículo.

En El Efecto Mariposa encontrarás consejo legal y acompañamiento emocional. Te propongo una separación de pareja responsable creando un espacio de diálogo respetuoso y seguro, en el que ser protagonista de tu proceso de separación. Te acompaño en la transformación familiar para que la viváis de la mejor manera posible y con todas las garantías legales.
Porque la separación amistosa sin abogados no es posible, un acuerdo que no rompa para siempre la familia sí se puede conseguir. Aunque la burocracia la deba llevar a cabo un/a abogado/a. Por eso, no dejes de hacer lo que esté en tu mano por el bien de todos.

Abrir chat
1
Hola
¿En que te puedo ayudar?