Consejos prácticos

Separación a los 40. ¿Y yo qué hago después?

separación a los 40

Separarse a los 40 está a la orden del día. Si acabas de cumplir o tienes cerca los 40, y estás pensando en la separación, seguro que conoces a más parejas de tu entorno en la misma situación. No es casualidad. La separación a los 40 viene marcada por un punto de inflexión en la evolución emocional de cada persona. 

Además las cosas han cambiado mucho. Hace unos años, las parejas que se separaban a los 40, en la mayoría de casos tenían hijos adolescentes, mientras que ahora casi estamos estrenando la maternidad. Antes pensar en emprender otra relación de pareja después de los 40 parecía imposible. Hoy tenemos aplicaciones y otros recursos que ponen a nuestro alcance ampliar rápidamente nuestro círculo social. 

¿Qué pasa con las relaciones de pareja a los 40?

Los 40 son a menudo una época de locura y agotamiento. Puede que estés intentando centrarte en tu carrera, igual que tu pareja, y que eso os deje poco tiempo libre. Si además tenéis hijos, es probable que estén en una etapa aún dependiente de vuestros cuidados, pero también de actividad continua. Estos dos factores son un gran reto a la hora de plantear una separación de pareja. 

A los 40 te sientes con energía para emprender nuevos retos, que se disfrutan al máximo porque también tienes suficiente madurez emocional para vivirlos con serenidad. 

El estrés de la separación a los 40

Hay estudios psicológicos que sitúan la separación de pareja en la segunda mayor causa de estrés, sólo por detrás de la pérdida de un ser querido, por la que pasa una persona a lo largo de su vida. El desequilibrio hormonal que se inicia alrededor de los 40, sumados a la natural sensación de incertidumbre del divorcio, pueden provocar etapas de depresión.

“La separación a los cuarenta es la segunda causa de mayor estrés por la que atraviesa una persona a lo largo de su vida.” 

El divorcio también te traerá una agradable sensación de alivio, aunque en ocasiones te asalten dudas, momentos de tristeza, de melancolía y de frustración. No dejes que se transformen en un sufrimiento innecesario. Trabaja desde la comprensión y la aceptación, para adaptarte a tu nueva vida.

La soledad 

Cuando intentas sobrevivir al divorcio después de los 40, la soledad es casi siempre una de las partes más debilitantes del divorcio. Puedes tener actividad y gente a tu alrededor, pero sentir que nadie entiende lo difícil que es evitar desmoronarse en cualquier momento. 

Seguro que hay momentos en los que sientes que nada te sale bien. Cualquier contratiempo cotidiano te parece que es una confabulación del universo en tu contra. De hecho te parece que cualquiera maneja su vida mejor que tú. Nada de eso es cierto, únicamente es una cuestión de percepción, en la mayoría de casos provocada por el cansancio, la tristeza y el enfado. 

Sin ayuda, el día a día puede convertirse en un gran círculo vicioso. Trata de poner un toque de humor a tu vida todos los días, no temas pedir ayuda para ello. Si encuentras un momento de risa a carcajadas verás que te desahoga más que el llanto.

La vida profesional y economía 

La forma en que sobrevives económicamente al divorcio después de los 40 es determinante para organizar tu futuro. 

Aún es una realidad bastante extendida que las mujeres renuncian a su proyección profesional por la maternidad y puede que, en el momento de la separación esa renuncia se refleje en ingresos desequilibrados entre los miembros de la pareja. 

Está claro que cuanto antes re-emprendas tu vida profesional, más sencillo resulta, así que mejor que sea a los 40 que más tarde. Pero en ocasiones, encontrar un trabajo a tiempo completo puede resultar todo un desafío.

Además, tienes la sensación de que ahora que necesitas más que nunca aumentar y estabilizar tus ingresos, menos energía tienes para emplear en el trabajo, y más tiempo necesitas para dedicar a tus hijos y a tí. Lo sé. Pero, si lo miras desde otro punto de vista, los retos laborales son un gran foco en el que centrar tu atención que puede distraerte de otros pensamientos circulares que te hacen sentir atrapada. 

Por eso te propongo que trates de eliminar lo antes posible este miedo de la lista, y te centres en tu independencia económica. Pronto todo empezará a mejorar. Además, existen muchas formas de conseguir una economía sostenible para ambos sin sacrificar el nivel de vida de vuestros hijos. Consulta tu caso concreto con un experto y comprobarás que existen más opciones de las que imaginas. 

Citas después de la separación a los 40

Después de los 40 puedes sentir prisa por emprender otra relación buscando la seguridad y estabilidad que ofrece una pareja. Pero como dice el refrán “las prisas son malas consejeras”. Iniciar nuevas relaciones al poco tiempo de la separación o el divorcio, a menudo hacen las cosas más difíciles para todos. Regálate a ti y a tus hijos un “tiempo de descanso” en el que todo se ajuste a vuestra nueva realidad familiar sin que te distraiga una nueva relación romántica.

Eso no quiere decir que no esté bien retomar con más intensidad la vida social que posiblemente habías descuidado durante tu matrimonio. Necesitas entretenimiento, y eliminar el miedo a la soledad de tu mente. Pero no asumas compromisos hasta que estés preparada. Pulsa el botón de pausa y pasa por las cuatro fases cuatro de la separación antes de pensar en buscar seriamente otra pareja.

Además en el plano sexual, pensar en mantener relaciones íntimas con otras personas puede hacer que te sientas insegura. Seguro que tienes momentos en los que piensas que no volverás a enamorarte ni a convivir con nadie, que nunca volverás a ser verdaderamente feliz ¡PERO NO ES CIERTO! 

Nada más alejado de la realidad. La valentía de salir de tu zona de confort y no conformarte con la vida estable que habías construido, te llevará a vivir experiencias realmente significativas en tu búsqueda de la felicidad. 

Después del divorcio a los 40, pensar en mantener relaciones íntimas con otras personas puede hacer que te sientas insegura. Seguro que tienes momentos en los que piensas que no volverás a enamorarte ni a convivir con nadie, que nunca volverás a ser verdaderamente feliz ¡PERO NO ES CIERTO! 

Nada más alejado de la realidad. La valentía de salir de tu zona de confort y no conformarte con la vida estable que habías construido, te llevará a vivir experiencias realmente significativas en tu búsqueda de la felicidad. 

Si quieres conocer algunos consejos de una sexóloga experta en separación de pareja, no te pierdas “Cómo retomar la vida sexual tras el divorcio”.  Para aclarar tus dudas y ayudarte superar este periodo post-divorcio más facil, Rosanna Barris, psicóloga clínica especializada en sexología y terapia de pareja, tiene algunos consejos para ti.

La conclusión: como afrontar una separación a los 40

Una separación después de los 40 es una bomba a punto de estallar lanzada en medio de tu vida, porque es un cambio que afecta a todas las áreas de la vida, por eso debes encontrar de nuevo el equilibrio entre todas ellas para sentirte mejor. 

Y para ello todo cuenta: desde cómo le dices a tu pareja que te quieres separar hasta cómo organizar tu economía personal después de la separación. Una de las decisiones más determinantes es el tipo de proceso de separación. Apuesta por una separación responsable, en la que el diálogo sea la principal herramienta y el objetivo se centre en reforzar vuestra relación como padres para dejar atrás vuestra relación como pareja sin que vuestros hijos sufran las consecuencias.  Lo sé. Afortunadamente he tenido la oportunidad de acompañar a muchas familias en este proceso. ¿Hablamos? Concierta una primera cita gratuita aquí.  


Sin comentarios

Deja un Mensaje

Abrir chat
Hola
¿En que te puedo ayudar?