Separación con hijos

LACTANCIA EN LA CUSTODIA COMPARTIDA

Si estáis en proceso de separación de pareja con un bebé lactante y os planteais una custodia compartida, seguro que una preocupación añadida es poder darle continuidad a la lactancia.  No hay duda de que es todo un reto de organización. 

Cristina Fuentes, enfermera de maternidad y pediatría y Consultora Internacional de Lactancia Materna (IBCLC), y su maravilloso proyecto Lactamagic, nos ayuda a resolver las dudas más frecuentes sobre cómo mantener la lactancia en procesos de separación de pareja, incluso pensando en una custodia compartida. 

Como muchos sabéis, tengo un bebé de 3 meses recién cumplidos, y Cristina me ha ayudado a organizar la vuelta al trabajo asegurando la continuidad de la lactancia y sobretodo sin miedos ni sentimientos de culpa. Muchos me habéis preguntado sobre cómo mantener la lactancia con un régimen de custodia compartida y sé que Cristina puede arrojar luz a vuestras dudas. 

Las preguntas más frecuentes son: 

¿Hasta qué edad es aconsejable mantener la lactancia?

Según la OMS lo ideal es que los bebés tomen lactancia materna en exclusiva los 6 primeros meses de su vida. A partir de ahí, leche materna + alimentación complementaria hasta el año (la leche sigue siendo el alimento primordial), y luego seguir al menos hasta los dos años de vida. A partir de ahí se puede seguir con la lactancia hasta que madre y infante deseen.

¿Es verdad que el bebé puede rechazar el pecho si hace algunas tomas con biberón? ¿Hay manera de evitarlo?

No siempre sucede pero puede ocurrir, ya que la manera de succionar un pecho y un biberón es distinta. Para evitarlo, sería ideal que la persona que le dé al bebé la leche materna lo hiciera con un método de suplementación respetuosa, como por ejemplo con la técnica dedo-jeringa, con vasito específico, biberón cuchara, y si no hay más remedio que darle la leche en biberón, hacerlo con método Kassing.

¿Cómo se pueden organizar las mamás para seguir produciendo suficiente leche?

Para mantener la producción es imprescindible extraerse leche, ya sea con un buen sacaleches o con extracción manual. Estas extracciones se harán cada vez que al bebé le tocaría tomar el pecho, más o menos el horario aproximado.

¿Cómo recomiendas almacenar la leche y transportarla para dársela al otro progenitor?

Para mantener las propiedades de la leche materna, lo ideal es congelarla directamente si no prevemos consumirla en los próximos días. En la nevera aguanta hasta 8 días, preferiblemente 3, y en congelador aguanta hasta un año, preferiblemente 6 meses. Para transportarla es necesaria una bolsa térmica con bloques de hielo o neverita portátil. Al llegar a casa volver a depositar en el congelador y solo retirar la leche que se vaya a consumir en breve.

¿Cómo preparar un biberón de leche materna?

Se puede retirar del congelador la leche y dejarla descongelar en la nevera hasta 24h. También se puede descongelar la leche bajo un chorro de agua caliente o en un cazo con agua que previamente se haya calentado (no al fuego directamente). Si la leche estaba en la nevera, se puede atemperar de la misma manera, bajo el chorro de agua caliente o dentro de un cazo lleno de agua caliente.

¿Recomiendas introducir suplemento?

Los suplementos de leche artificial sólo deberían introducirse por orden médica o porque no disponemos de leche materna. Siempre que haya leche materna y la madre desee extraérsela, priorizaremos la leche materna.

 

¿CÓMO COMPAGINAR CUSTODIA COMPARTIDA Y LACTANCIA?

A nivel físico cuando un niño empieza con alimentación complementaria (a partir de los 6 meses), no hay horarios en realidad, ni cantidades. Se puede aprovechar cuando está con el padre para que le dé alimentos variados y aptos, y cuando vuelva con la madre sólo pecho. También depende de las horas que vaya a estar fuera. Pero teniendo en cuanta que hasta el año lo importante es la leche, la alimentación complementaria es como un juego, ir probando cositas y texturas distintas. 

A nivel legal, no existe un criterio judicial unificado al respecto, pero la tendencia es establecer un régimen de visitas progresivo al menos hasta los dos años, que podría dividirse en varias fases: de los 0 a los 6 meses, de los 6 meses hasta los 12, desde el año hasta los dos años y a partir de los dos años. 

Hay distintas fórmulas que pueden funcionar. Es importante encontrar la organización ideal para cada familia. 

Incluso si estáis esperando el nacimiento de vuestro bebé pero queréis iniciar los trámites de separación, podéis alcanzar acuerdos sobre su crianza. Puedes leer más sobre este tema en mi artículo sobre separación de pareja esperando un bebé.

¿Quieres consultar tu caso concreto? Pide una primera cita gratuita.

Y si quieres consultar alguna duda concreta deja un comentario y tanto Cristina como yo contestaremos encantadas! 

 

Sin comentarios

Deja un Mensaje