Consejos prácticos

Divorcio entre español y extranjero en España

DIVORCIO ENTRE ESPAÑOL Y EXTRANJERO EN ESPAÑA

El divorcio internacional es un área legal muy amplia y compleja. En este artículo trataremos un caso concreto: el divorcio entre español y extranjero en España.

En esta situación se pueden dar circunstancias muy distintas en función de:

  • Si tienen hijos
  • Si los dos han vivido y/o siguen viviendo en España
  • Si el cónyuge extranjero es comunitario o extracomunitario

Es importante contar con asesoramiento, para que tengáis la información legal que se ajuste a vuestro caso concreto.

El diálogo: imprescindible para un divorcio amigable

Cualquier divorcio coloca a la familia en una situación de estrés, que se puede multiplicar en el caso de lo que llamaremos “pareja internacional”.

Si es tu caso, seguro que las diferencias culturales y de educación te han situado a menudo en situación de analizar la respuesta a determinadas circunstancias desde los dos puntos de vista. Habrás encontrado un espacio común para vosotros, seguramente a base de hablar y hacer un esfuerzo mutuo por entender otros enfoques. Esto es muy enriquecedor.

Frente a la decisión de separarnos puede que parezca la mejor opción gestionarlo por separado. En especial, si hay diferencias significativas en cómo se valora el divorcio en España y en el país de origen del cónyuge extranjero.

Sin embargo, es un momento en el que hace falta el diálogo, de forma especial si la pareja tiene hijos. Las decisiones que se tomen van a afectar la forma en la que se relacionarán con sus padres en el futuro, más que en otros casos de separación si decidís vivir en diferentes países.

La mediación familiar es muy recomendable en las separaciones internacionales por su complejidad.

 

Pautas para tramitar el divorcio entre español y extranjero en España

¿Se puede tramitar el divorcio en España?

La competencia para poder tramitar un divorcio no depende prácticamente de la nacionalidad de los miembros de la pareja. Tampoco del país en el que se hayan casado. El factor determinante es el lugar de residencia de los cónyuges, según la normativa aplicable para determinar la competencia de los Tribunales Españoles, en concreto el artículo 3.1 del Reglamento de la Unión Europea 2201/2003. 

Cuando, por lo menos uno de los dos mantiene su residencia habitual en España, se puede solicitar el divorcio aquí.

Para un divorcio de mutuo acuerdo

En el caso de que los dos quieran divorciarse, es necesario que uno de los cónyuges resida en España y que ambas partes estén de acuerdo con divorciarse en el país.  

Lo pueden tramitar en el juzgado o ante notario (solo si no tienen hijos menores de edad).

Para un divorcio contencioso

Es decir, cuando las partes no han llegado a un acuerdo. En este caso será el juez quien tome las decisiones, teniendo en cuenta la información que se le presente.

Se puede solicitar si se da una de estas circunstancias:

  • El demandado reside habitualmente en España. 
  • El demandante ha tenido su residencia habitual en España durante un año o más antes de pedir el divorcio. 
  • El demandante ha tenido su residencia habitual en España durante seis meses o más y además es nacional español. 

En este caso, la mediación familiar es especialmente útil, ya que el proceso del divorcio contencioso siempre es más largo, más caro y supone un mayor desgaste emocional para todos los miembros de la familia. 

 

Particularidades en divorcios entre español y extranjero con hijos

Es muy importante dejar claro dónde viven los menores antes de la separación y dónde lo harán después. Si se mantiene el lugar de residencia o si cambia, por ejemplo, a otro país.

Esto determinará qué Tribunales serán competentes ante la ruptura. En general, lo serán los del país en el que residan, con excepciones que se aplicarán siempre que favorezcan el interés superior del niño.

Además, sea un divorcio de mutuo acuerdo o contencioso, los interesados deberán comunicar a su país de origen la resolución del divorcio. 

Divorcio de mutuo acuerdo

Si estáis de acuerdo en separaros, debéis incluir la información de la residencia habitual de los menores, y de la residencia actual en el Convenio Regulador.
Al ser de mutuo acuerdo, este documento lo redactan juntos ambos progenitores con la ayuda profesional de un/a abogado/a para presentarlo en el juzgado y debe incluir:

divorcio con hijos

1. Guarda y custodia de los hijos

La custodia puede corresponder a uno solo de los progenitores (custodia monoparental materna o paterna) o a ambos (custodia compartida). Esto es diferente de la patria potestad, que en general seguirán ejerciendo los dos progenitores y así se plasmará en el convenio.

2. Régimen de visitas y comunicación del cónyuge que no tenga la custodia

En caso de que este vaya a residir en el extranjero, el régimen deberá adaptarse a esta circunstancia. Es habitual que se compense la dificultad que supone la distancia, con estancias más largas.

El interés del menor siempre estará por encima. Por eso ambos padres deben facilitar la relación de los hijos con el padre no custodio de la mejor manera, porque es un derecho de los niños. Este aspecto debe quedar especialmente claro en caso de divorcio entre español y extranjero, si el padre no custodio va a vivir fuera de España. 

3. Asignación del uso de la vivienda habitual familiar.

En general se atribuye al progenitor custodio con los hijos menores de la pareja.
Se tendrán en cuenta los gastos derivados de este uso, diferenciando los de suministros y los de propiedad. Ambos deberán pactar cómo se reparten.

4. Pensión de alimentos

Es la cantidad que deben abonar los progenitores para asegurar las necesidades básicas de sus hijos. Comprende todo lo indispensable para el sustento, habitación, vestido, asistencia médica y educación de los hijos. Debe quedar reflejada la cuantía en el Convenio Regulador, así como la contribución de cada progenitor a dichas necesidades

5. Pensión compensatoria si así lo deciden los cónyuges.     

Esta pensión es una compensación económica. La recibe el cónyuge al que la separación ha causado un desequilibrio económico respecto a la situación que tenía antes. 

  • Puede ser temporal o por tiempo indefinido.
  • Debe solicitarse expresamente.
  • Se tiene en cuenta la dedicación a la familia, tanto en el pasado como en el futuro.

Divorcio contencioso

Cuando no hay acuerdo, tendréis que presentar demanda en el juzgado.

Los aspectos a tratar serán los mismos que en el apartado anterior, por eso cada miembro de la pareja deberá aportar la documentación que le indique su abogado de familia y la recomendación que hace al Juzgado. Será el juez quien tome la decisión final.

El proceso de divorcio contencioso es el más largo y caro. También el que supone mayor desgaste para la familia que se está separando. 

 Si se trata de un divorcio entre español y extranjero, con hijos, el proceso judicial puede ser más complicado que en otros casos. Por eso te recomendamos que, antes de dar el paso consultes a un mediador o mediadora, para intentar que la separación sea de mutuo acuerdo.

¿Cómo afecta el divorcio a la residencia en España del cónyuge extranjero no comunitario?

Cuando hay un divorcio entre un español y un extranjero en España, para ciudadanos no comunitarios una de las consecuencias directas es la pérdida de la tarjeta de residencia comunitaria.

Puede haber una modificación de la tarjeta de residencia comunitaria, que ya no será familiar sino una autorización de residencia y/o trabajo en régimen general, cuando cumpla algunos requisitos.

Dentro de un plazo de tres meses desde que se produzca la notificación de la resolución (sentencia firme) de disolución del vínculo matrimonial, debe informar a las autoridades competentes de este cambio. Para que se produzca este cambio se deben cumplir una serie de requisitos.

 

Requisitos para mantener la residencia en España cuando te divorcias

1. Estar casado al menos durante tres años hasta el inicio del procedimiento judicial del divorcio, acreditando que al menos uno de los años ha residido en España.

2. Tener hijos menores de edad y que sea reconocido el derecho de custodia al ex-cónyuge extranjero.

3.  Tener hijos menores de edad y, aunque no sea el ex-cónyuge custodio de los hijos, se le haya reconocido un régimen de visitas a los menores en el Convenio Regulador o por sentencia judicial.

4. Acreditar que la persona extranjera ha sido víctima de violencia doméstica durante el matrimonio.

Como ves, hay cuestiones específicas a tener en cuenta, en todo lo relativo al proceso y tramitación judicial, cuando se trata del divorcio entre español y extranjero en España. 

Además, hay circunstancias emocionales que te recomiendo cuidar para rebajar la conflictividad en estos casos. Puedes ver este vídeo en el que te cuento en cinco minutos “Cómo afecta la multiculturalidad en la separación de la pareja con hijos”.

 

 ¿HABLAMOS? PIDE UNA CITA

 

Abrir chat
Hola
¿En que te puedo ayudar?