Separación con hijos

Divorcio de mutuo acuerdo con hijos: la opinión de los expertos

Divorcio de mutuo acuerdo con hijos: la opinión de los expertos

Cuando se produce un divorcio de mutuo acuerdo con hijos, la mayor preocupación es su bienestar emocional. A veces hasta el punto de querer esperar a que sean mayores para dar el paso. 

Sara Tarrés, mamá y psicóloga infantil, desde su experiencia profesional resuelve algunas de las principales dudas sobre el divorcio de mutuo acuerdo con hijos, y comparte valiosos consejos que pueden ayudar a que tus hijos vivan este proceso de la mejor manera posible. 

1. ¿Cuáles son las principales problemáticas a las que se enfrentan los hijos de parejas en proceso de separación o divorcio? 

El proceso de separación de los padres lleva asociado un estrés importante en todos los miembros de la familia pero afecta a los hijos de un modo especial, puesto que los menores cuentan con menos recursos personales, cognitivos y emocionales para hacer frente a esta situación. El modo en el que la pareja se separa influye también en la gravedad de las problemáticas que pueden aparecer tras la ruptura. entre las que observamos:

  • Descenso del rendimiento académico.
  • Pobre autoconcepto y autoestima.
  • Sentimientos de culpa.
  • Miedo a ser abandonados.
  • Dificultades emocionales como tristeza, miedo, ansiedad, rabia, etc.
  • Insomnio.
  • Enuresis.
  • Problemas de conducta: desobediencia, oposicionismo, etc.
  • Cambios en el apetito

Es importante señalar que cada niño es único y que cada uno responderá de un modo u otro en función de la edad y de aquellas habilidades personales de las que disponga para hacer frente a esta circunstancia. Hay niños que por distintas razones son más vulnerables y sufren más.

2. ¿La edad importa? ¿Crees que ante un  divorcio de mutuo acuerdo con hijos es mejor esperar a que los niños sean más mayores para separarse? 

La edad de los hijos en el momento de la separación es muy importante, claro. No solo por la capacidad de comprensión de lo que significa el hecho de que sus padres se separen si no también por el modo en el que manifiestan sus preocupaciones y miedos. 

Por ejemplo de los 3 a los 5 años, su pensamiento mágico les lleva a pensar que ellos son los culpables de que sus padres se separen, que han hecho algo mal, como por ejemplo por no haber recogido los juguetes o por no querer comer un determinado alimento. 

Hay que explicar muy bien, con un lenguaje claro, adaptado a su edad y nivel de madurez, que ellos no tienen la culpa de nada de lo que ocurre con papá y mamá.  También aclarar que se trata de una decisión definitiva para que no alberguen falsas esperanzas de que vuelvan a reconciliarse.

En cuanto a las parejas que deciden posponer su separación hasta que los hijos son más mayores no se recomienda en absoluto porque es peor para los niños. Los niños captan enseguida que sus padres no son felices juntos y sentirse responsable de la infelicidad de papá o mamá es un peso que ningún niño debería cargar.

3. ¿A qué estar atentos para ayudarles en la aceptación y adaptación a las nuevas rutinas familiares en un divorcio de mutuo acuerdo con hijos? 

Hay que estar atento a cualquier cambio en su conducta en general. Ver si hay alguna regresión en los más pequeños, por ejemplo cuando vuelven a mojar la cama. Un bajo rendimiento escolar en los más mayores, un aumento de las rabietas o de comportamientos agresivos, así como pérdida del apetito, aislamiento, decaimiento, apatía, desgana.


Los padres y madres deben acompañar, validar y por tanto permitir que sus hijos expresen sus emociones, darles permiso para estar enfadados o tristes, ser pacientes y consultar con un profesional de la psicología infantil si después de 6 meses de la separación aún persisten los síntomas de malestar o se han agravado. 

Recordemos que una separación debe ser entendida como una pérdida  y por tanto los niños y niñas tienen el derecho de hacer su duelo y que como tal cualquier persona necesitan un tiempo para recomponerse y adaptarse a la nueva situación. Hacer como si no pasara nada negando, reprimiendo o enmascarando las emociones es perjudicial ya que de un modo u otro acabarán aflorando en algún momento.

4. ¿Cómo crees que les influye el tipo de proceso que escogen los padres para formalizar su separación? 

Influye mucho. No es lo mismo una separación realizada desde el respeto, sin reproches ni amenazas, …  que una separación realizada desde el rencor o la rabia. Una mala aceptación del divorcio por parte de uno de los progenitores puede tener consecuencias muy adversas para el menor, sobre todo si alguno de ellos cae en una depresión o tiene un comportamiento hostil hacia el otro.  Tener unos padres que aunque ya no se amen se sigan respetando es muy importante para que el menor pueda desarrollarse en un ambiente familiar saludable.

5. ¿Puedes recomendar recursos, lecturas o actividades que puedan ayudar?  

Yo suelo inclinarme por los cuentos y los libros, porque se trata de un material excelente para tratar este tipo de cuestiones, siempre podemos recurrir a ellos y leerlos tantas veces como sea preciso.

Entre los muchos que existen en el mercado me gustan especialmente, seguro que me dejo alguno fabuloso y que no conozco, pero estos me parecen muy útiles:

Te quiero hasta el punto rojo

Editorial: Salvatella.

Autor: Cata Massana.

Ilustraciones: Elodie Gauche

Mis padres ya no viven juntos ahora son amigos.

Editorial: Salvatella

Autor: Elisa Soro

Ilustraciones: Carles Soro

El espejo en la casa de mamá. El espejo en la casa de papá

Editorial: Nube Ocho

Autor: Luís Amavisa

Ilustraciones: Betania Zacarías

Cuando papá y mamá se separan: consejos prácticos para niños. 

Editorial: Duendelibros

Autor: Emily Menéndez

Ilustraciones: R .W Alley

Mis padres se separan ¿ Y yo qué?

Editorial: Marenostrum

Autor:  Francois Guibert 

Ilustraciones: Dorothée Jost

¡Ya basta!

Editorial: IDAMPA 

Autor: Susana Rico Calleja

Ilustraciones: Susana Rico Calleja 

En conclusión: 

  1. Las problemáticas que pueden manifestar los niños durante el proceso de divorcio o separación de los padres viene ocasionada principalmente por el estrés de la situación. Poder detectarla a tiempo permite que pueda ser adecuadamente gestionada y que se solucione rápidamente. 
  2. Esperar a que los hijos sean mayores para divorciarse es un error. 
  3. Un divorcio de mutuo acuerdo es la mejor alternativa cuando hay hijos pequeños.
  4. Los padres y madres deben acompañar, validar y por tanto permitir que sus hijos expresen sus emociones.
  5. Hay cuentos maravillosos que pueden ayudar a gestionar las emociones de los hijos durante la separación de los padres. 

Con estos consejos puedes afrontar el divorcio de mutuo acuerdo con hijos, y acompañar a tus hijos adecuadamente a nivel emocional en todo momento. 

Además te recomiendo leer “Separación con hijos pequeños: 4 pilares para su bienestar“ para conocer los aspectos legales a tener en cuenta ante un divorcio con hijos pequeños. 

 

 ¿HABLAMOS? PIDE UNA CITA

 

Abrir chat
Hola
¿En que te puedo ayudar?