Consejos prácticos

CONFLICTO DE PAREJA: 6 CONSEJOS PARA CONTROLARLO

CONFLICTO DE PAREJA

Reducir el conflicto de pareja al máximo mientras dure el confinamiento, es la mejor de las opciones, para vosotros y sobretodo para vuestros hijos.

Probablemente habías pensado muchas veces que tu pareja y tu no teníais tiempo para estar juntos, pero apuesto que ahora piensas justo lo contrario… La convivencia sin tregua a la que nos obliga el confinamiento, las preocupaciones económicas, los niños demandando atención 24 horas… ¡No es fácil de gestionar a nivel de pareja!

Incluso las parejas separadas deben hacer el esfuerzo de adaptar los pactos que tanto les costaron alcanzar por las restricciones de movilidad, y tantas otras que iniciaron el proceso de separación o divorcio justo antes del confinamiento y que aún están conviviendo tampoco lo tienen nada fácil.

Para lograr reducir el conflicto de pareja aplica estos 6 consejos:

  1. Deja de pensar en el por qué y céntrate en el para qué: Desde el reproche no se puede avanzar. Te propongo cambiar el discurso del “por qué” por el del “para qué”. Ante cada decisión a tomar, ante cada pregunta que te irrite, empieza a construir la frase con “para…”. Así conseguirás proyectar a futuro y generar un escenario más motivador y rebaje la tensión de tu respuesta hacia la otra persona, y así su posible reacción.

 

  1. Cambia la “culpa” por la “responsabilidad” y no asumas más de lo que te corresponde. Este punto es, posiblemente el más complejo de todos. Lo hacemos de forma prácticamente automática, pero nos daña profundamente. Las relaciones establecidas entre los miembros de la familia son responsabilidad de todos, y cada uno debe asumir aquella parte que le corresponde, con consciencia y responsabilidad.
  2. Controla el vocabulario: Dicen que las palabras se las lleva el viento, pero no es así cuando tenemos todo el tiempo del mundo para pensar en ello y “sacarle punta”. Por eso, procura hablar desde ti (tus pensamientos, tus emociones, tus intereses…) sin dar por sentado los del otro.
    Expresiones prohibidas: “siempre”, “nunca”, “lo sabía”…
    Expresiones positivas: “Yo me siento… y por eso”, “Me gustaría….”, “Necesito…”

 

  1. Evita malentendidos: La reinterpretación que cada uno hacemos de lo que nos dicen los demás va cargada de ideas preconcebidas que distorsionan el mensaje. Por eso es importante asegurarnos de que hemos entendido lo que nos quieren decir, y que los demás entienden lo que nosotros queremos decir. Para ello, haz las preguntas que consideres, de la forma más clara posible, y responde todas las que te formulen con paciencia y claridad.
    Expresiones prohibidas: “ya sé lo que vas a decir…”, “ese tono de voz lo dice todo…” “Siempre igual…”
    Expresiones positivas: “¿Quieres decir que…..?” , ¿Me he explicado bien?, “Entonces entiendo que…. ¿Es correcto?”

 

  1. Tus hijos tienen un papá y una mamá: Asumir las tareas de casa, los deberes, las actividades… puede ser agotador. Además tendemos a tratar de “compensar” aquello que pensamos que el otro debía haber hecho y no ha hecho. Pero eso resulta muy estresante y genera muchísimos conflictos. Recuerda: La relación de tus hijos con cada su papá y su mamá es responsabilidad únicamente de ellos y de cada uno de vosotros, trata de no interferir. Asegúrate de pasar tiempo de calidad y total dedicación con ellos, y deja que tu pareja haga lo mismo a su modo. Llega el tiempo de descubriros de otro modo, de generar nuevos hábitos. Relájate y vive esta situación como una gran oportunidad de acercarte a ellos de otro modo.
    Expresiones prohibidas: “Ya conoces a tu padre/madre…”, “No le digas eso al niño…”, “Eres un/a exagerado/a”…
    Expresiones adecuadas: “Háblalo con tu padre/madre…” “Mejor solventarlo entre vosotros/as…”

 

  1. Equilibra el bienestar cuerpo y mente. Una buena alimentación y descanso serán tus mejores aliados ante los momentos de mayor estrés. Las emociones más difíciles de conciliar en este periodo pueden pasar factura. Por eso te recomiendo algunos trucos para mantener hábitos saludables que te mantengan a flote:
    1. Crea una rutina de horarios de sueño y evita las siestas, así podrás estar descansada/o y menos irritable.
    2. Haz ejercicio físico a diario, aunque sean sencillos, te ayudarán a descargar energía.
    3. Procura cenar ligero, y desayuna de forma más copiosa. Eso te ayudará a conciliar el sueño y a afrontar el día con energía.
    4. Crea un horario de actividades, con tus hijos y a solas, que te acerquen a la rutina que solías tener y te mantenga ocupado/a, eso te ayudará a sentir orden en tus días y a mantener la motivación.

 

Si sientes que el conflicto es incontrolable y que la presión psicológica que sientes te resulta violenta, te recomiendo buscar ayuda cuánto antes. Estos consejos te ayudarán a plantear este proceso de cambio personal y el conflicto de pareja de la mejor manera posible. Y escoger al profesional que te acompañen en esta experiencia, garantizará un gran resultado. Concierta una primera cita gratuita vía zoom y charlemos con calma de todas las dudas que te planteas en este momento.

Y recuerda ¡ESTO TAMBIÉN PASARÁ!

Sin comentarios

Deja un Mensaje

Abrir chat
Hola
¿En que te puedo ayudar?